Esmalte a fuego sobre metal

¿Que es el esmalte?

Cualquier tipo de pintura que cubre una superficie.

Por ejemplo:

Esmalte de uñas, de puertas, etc. pero el que nos ocupa es el esmalte al fuego.

La principal característica es que este esmalte se funde al fuego, a una temperatura mínima de 800ºC

En nuestros trabajos la herramienta principal es el horno que permite fundir los colores que son cristal en polvo, preparado para fundir e esas temperaturas.

Antiguamente, los hornos eran un lujo solo al alcance de artesanos especializados.

En la actualidad disponemos de hornos eléctricos con una tecnología que permite obtener un nivel de perfección casi total.

El horneado es un proceso muy delicado, donde se demuestra el nivel de trabajo de cada artesano.

Colores del esmalte al fuego

Los colores tienen como base el silice, aunque pudiera parecer extraño, es el componente principal de la arena de playa.

Por ejemplo para conseguir el color naranja, se usa el cristal y el mineral minio y para el azul el lapizlázuli.

Antiguamente cada artesano se fabricaba sus propios colores.

Existen colores opacos, transparentes y translúcidos (u ópalos) que se emplean dependiendo de cada elaboración.

En la foto podéis ver algunos de nuestros colores mas utilizados.

Esmalte a fuego sobre metal

La base por excelencia del Esmalte a fuego sobre metal es el oro, como por ejemplo las máscaras egipcias.

Además del oro, se emplean otros materiales como la plata, el cobre y excepcionalmente el latón.

Las técnicas que se utilizan son: el Cloisonner, el Champlebe o rebajado al acido.

Aunque el material mas habitual en nuestras elaboraciones es el cobre.

El corte y la forma del cobre

El corte es un proceso totalmente artesanal, y habitualmente se emplea el cobre como base de casi todas nuestras elaboraciones.

Empleamos cobre de 0,3 a 0,5 mm para las elaboraciones que se cortan manualmente.

Esto facilita diseños originales y únicos, para que tengas una joya completamente exclusiva.

Para trabajos que se necesita un cobre de un grosor mas elevado utilizamos la serreta de joyería.

 

Los procesos para trabajar el color

El refinado y el lavado

Para elaborar el Esmalte a fuego sobre metal, en la actualidad disponemos de colores ya preparados que facilitan la uniformidad de los trabajos.

A pesar de ello, es necesario refinar y lavar los colores para quitar las impurezas del material.

Este proceso, aunque no es imprescindible, si es recomendable para obtener trabajos de altísima calidad y colores mas brillantes.

Esmalte al fuego artístico en la historia

El esmalte al fuego tiene su origen en Egipto hace miles de años, donde la base de las elaboraciones era por lo general el oro.

Por lo tanto, estas piezas estaban reservadas a las clases pudientes y a la realeza. Un lujo sólo al alcance de unos pocos.

Con el paso de los siglos, esta técnica llegó a Europa, donde la Iglesia a través de los monjes artesanos orfebres, fue quien continuó la tradición, prueba de ello es el retablo del altar mayor de la Basílica de San Marcos en Venecia conocida como Pala d´or.

Estos artesanos se fabricaban sus propios colores con composiciones químicas secretas, y al no existir la electricidad ni otros medios, los esmaltes se cocían en hornos enterrados en el suelo.

La dificultad del proceso, hacía que las piezas tuvieran defectos frecuentemente.

Con el paso de los años se empezó a sustituir el oro por el cobre, haciendo estas joyas accesibles a las clases populares.

Comparte en tus redes sociales

Deja una respuesta